fbpx

Las Urgencias Oftalmológicas Conoce las más comunes


Las principales emergencias son el ojo rojo, la pérdida brusca de agudeza visual, visión de puntos flotantes o moscas (miodesopsias), además de cuerpos extraños y causticaciones oculares

 

Se define como visita médica de urgencia oftalmológica aquella que debe realizarse con prontitud, porque la enfermedad puede empeorar si no se realiza un diagnóstico y un tratamiento rápido.

 

Es importante que estemos familiarizados con los síntomas de las principales urgencias oftalmológicas, entre las cuales destacan: el ojo rojo, la pérdida brusca de la agudeza visual, la visión de puntos flotantes o moscas (miodesopsias), los cuerpos extraños y las causticaciones oculares.

 

Ojo rojo

 

Son muchas las enfermedades que se manifiestan con ojo rojo, pero las principales son cuatro:  conjuntivitis, úlceras corneales, uveítis y el glaucoma agudo.

Las conjuntivitis pueden ser de diversa etiología, normalmente, no cursan con dolor ocular solo sensación de arenilla, tampoco suelen ocasionar disminución de agudeza visual. En el caso de las virales presentan una secreción acuosa, en las bacterianas secreción purulenta y en las alérgicas, espumosa o mucoide y se asocia a prurito ocular.

 

 

Las uveítis son inflamaciones del iris y del tracto uveal dentro del ojo. Pueden estar ocasionadas por enfermedades sistémicas pero muchas veces son de origen indeterminado. Se presentan con dolor de tipo opresivo ocular, disminución de agudeza visual marcada, hipersensibilidad a la luz y enrojecimiento ocular. 

Las úlceras corneales consisten en la pérdida de continuidad de la capa epitelio de la córnea y se asocian a necrosis o destrucción del tejido subyacente. Sus causas son infecciosas, secundarias a traumatismos oculares o cuerpos extraños y vinculadas a otras enfermedades como artritis reumatoide.

Los síntomas que producen son sensaciones punzantes al inicio, que luego se convierten en dolor opresivo constante, ojo rojo, disminución de visión y lagrimeo asociado a fotosensibilidad.  Pueden presentar secreción.

Por su parte, el Glaucoma Agudo de ángulo cerrado se produce cuando se eleva bruscamente la presión intraocular al presentarse obstrucción del drenaje de salida del humor acuoso.

Los pacientes en riesgo a padecerlo normalmente tienen más de 50 años, son hipermétropes y presentan catarata maduras o intumescentes.

Típicamente se presenta con dolor intenso en el ojo asociado a visión disminuida o visión de halos, nausea y vómitos. La pupila se ve dilatada y poco o nada reactiva a la luz; se asocia a enrojecimiento ocular.

 

Pérdida de visión

 

Una urgencia oftalmológica alarmante es la pérdida brusca o súbita de la visión de un solo ojo.

 

La percepción brusca de cuerpo flotante o “moscas” (miodesopsias) o la visión de luces  (fotopsias), seguidos en algunos casos de la aparición de una cortina negra que cubre el campo visual desde fuera hacia dentro, nos debe hacer sospechar de desprendimiento de retina.

La pérdida brusca y transitoria de la visión (amaurosis fugax) es un signo propio de la insuficiencia circulatoria en la retina o en el nervio óptico.

 

En determinadas ocasiones puede estar avisándonos del riesgo de un infarto cerebral (accidente vascular cerebral) y, en mayores de 60 años que presenten asociado a este síntoma pérdida de peso, dolor sobre lado temporal de la frente y molestias al masticar, puede estar relacionado a una arteritis de células gigantes.

 

Visión de mosca

 

Son pequeños puntitos o filamentos (miodesopsias es el término científico) que se mueven libremente en el campo de visión, y que son especialmente evidentes al mirar una superficie de color homogéneo y con luz brillante.

 

 

Son debidas al llamado desprendimiento posterior de vítreo que en algunos casos deriva en un desprendimiento de retina.

 

Cuerpos extraños y químicos

 

Los más comunes incluyen suciedad, polvo, maquillaje y trozos de metal o de objetos oxidados.

 

Muchos de los productos químicos utilizados en el ámbito laboral y doméstico pueden producir causticaciones del globo ocular.

 

Estos productos pueden ser ácidos como el clorhídrico, pueden encontrarse en el cemento, los air-bags, el detergente (causa cada vez más frecuente en niños) y en limpiadores de desagües y hornos.

 

El pronóstico de las causticaciones oculares depende del diagnóstico y la irrigación temprana. La mayor preocupación es la agudeza visual final, así como la apariencia física (extensión de la cicatriz).

 

Lo más importante en las causticaciones químicas es el lavado ocular urgente.

Se debe buscar ayuda médica de inmediato si:

 

  • No se puede quitar el objeto con una simple irrigación.
  • La persona con el objeto en el ojo tiene visión anormal.
  • El dolor, el enrojecimiento o la sensación de cuerpo extraño persiste más de 24 horas.

Dra. Lorena Pimentel

Oftalmología 

Ver Conversatorios

 


Contactar por Whatsapp