fbpx

Escleroterapia; Una alternativa para el tratamiento de las varices


La escleroterapia de las várices en las piernas contribuye al alivio de síntomas relacionados tales como dolor, quemazón, hinchazón y calambres

Las piernas son las palancas que permiten el avance y desplazamiento de cada persona en su vida. Sostienen nuestro cuerpo y son susceptibles de padecer mala circulación sanguínea por múltiples motivos, lo cual origina -entre otras manifestaciones- la aparición de varices.

La escleroterapia es el tratamiento médico que utiliza inyecciones con una aguja angosta muy fina para mejorar la apariencia estética de las arañitas y várices pequeñas y aliviar síntomas relacionados tales como dolor, quemazón, hinchazón y calambres. Cada tratamiento generalmente resulta en la eliminación del 50 al 80 por ciento de las venas inyectadas.

Este es un método mínimamente invasivo usado para tratar las venas varicosas y arañitas. En el procedimiento se inyecta una solución directamente en las venas afectadas que genera su reducción y logra que desaparezcan.

En función de preparar al paciente para esta intervención se le pedirá que informe sobre los medicamentos que pudiera estar ingiriendo, elaborar una lista de posibles alergias y, en especial, su médico le podría indicar que deje de tomar aspirina, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID, por sus siglas en inglés) o anticoagulantes. También dejar de tomar suplementos con hierro.

Además, no debe aplicar cremas en sus piernas antes o después de la escleroterapia, y vestir ropas holgadas y cómodas.

Paso a paso

 

El procedimiento usa una aguja bien fina y corta para inyectar una solución esclerosante estéril en las venas pequeñas.

Cuando se inyecta la solución esclerosante directamente en las venas varicosas o arañitas, irrita la capa interna de la vena, haciendo que se inflame y se pegue. Con el pasar del tiempo, el vaso se convierte en tejido cicatrizado que desaparece de la vista.

Este procedimiento a menudo se realiza en pacientes ambulatorios. Sin embargo, algunos pacientes podrían necesitar internación en el centro médico.

De forma detallada y con uso de una aguja bien fina, se inyecta la solución esclerosante en las venas varicosas y arañitas. A medida que el procedimiento siga se sienten pequeños pinchazos de aguja y posiblemente una suave sensación de quemazón. El número de venas tratadas en una sesión varía dependiendo del tamaño y sitio de las venas.

El procedimiento normalmente se completa en 30 a 45 minutos. Es posible que experimente una sensación de calambre por uno o dos minutos cuando se inyecta la solución en venas más grandes.

Después del tratamiento, recibirá instrucciones de usar medias de apoyo o envolturas para “comprimir” los vasos sanguíneos tratados.

Por lo general, las venas de araña responden a la escleroterapia dentro de tres a seis semanas, y las venas de mayor tamaño responden dentro de tres a cuatro meses. Cuando las venas responden al tratamiento, no reaparecen. Sin embargo, nuevas venas pueden presentarse con el pasar del tiempo, y de ser necesario, el paciente podría regresar para inyecciones adicionales.

¿Por qué se realiza el procedimiento?

 

La terapia para venas varicosas se utiliza para tratar:

– Problemas con el flujo de sangre.

– Dolor o pesadez en las piernas.

– Cambios o llagas en la piel provocadas por demasiada presión en las venas.

– Coágulos sanguíneos o inflamación.

– Apariencia indeseable de las piernas.

Post tratamiento

 

Posiblemente experimente ciertos efectos secundarios después de la escleroterapia.

Las venas varicosas más grandes que han sido inyectadas pueden abultarse y/o endurecerse antes de desaparecer. Áreas rojas levantadas tal vez aparezcan en los sitios de inyección y dejan de verse a los pocos días.

Líneas o puntos color café a veces se ven en los sitios de inyección. En la mayoría de los casos se desdibujan en un lapso de tres a seis meses.

Antes

 

Después

 

Beneficios y riesgos

 

Las venas varicosas grandes no responden tan bien como las pequeñas a la escleroterapia. En estas instancias, se prueba con diferentes soluciones o un método diferente como la excisión quirúrgica.

 

No se podrá recibir tratamiento por escleroterapia si hay embarazo o período de lactancia. Se deben esperar por lo menos tres meses después de dar a luz antes de considerar este procedimiento.

Dra. Thais Rengifo

Cirugía Vascular, Endovascular y Periférica

Ciudad de Panamá


    Contactar por Whatsapp