fbpx

Acné: La Pandemia de la piel


Es una enfermedad cutánea genética – hormonal inflamatoria de la unidad pilosebácea que afecta 80% de los jóvenes y puede llegar hasta la población adulta en gran porcentaje, más aún en estos tiempos de pandemia donde el uso de la mascarilla facial como medida de protección es uno los agentes causales principales. Por el gran impacto a nivel físico y psicológico que puede ocasionar esta enfermedad en los pacientes, se debe buscar ayuda temprana de un especialista para así iniciar una terapéutica que prevenga secuelas

 

El acné es una enfermedad cutánea multifactorial que afecta la unidad pilosebácea alterando su estructura y función a nivel de cara, tronco y parte superior de la espalda, perjudicando un 80 por ciento de la población joven, con mayor prevalencia entre los 12 y los 24 años.

Ya que se trata de una enfermedad con un amplio espectro clínico desde las formas leves a extensas y desfigurantes (puede dejar secuelas físicas (cicatrices) y psicológicas permanentes), es frecuente observar que las afecciones que causa repercuten en baja autoestima, aumento de ansiedad, fobia social, depresión y dificultades personales como la capacidad de relación vincular en los pacientes.

 

Entre los factores que producen el acné tenemos la influencia hormonal, que conlleva al aumento en la producción de sebo por las glándulas sebáceas, además de una alteración en la queratinización folicular, y una colonización bacteriana folicular con incremento de la respuesta inflamatoria. Aunado al rol de los factores genéticos, la dieta y el estrés.

 

En la pubertad cuando se presenta el desarrollo hormonal podemos comenzar a ver las primeras lesiones relacionadas con los brotes de acné, caracterizadas por el desarrollo de comedones (puntos negros y blancos), pápulas (espinillas), pústulas, nódulos, quistes, abscesos y flemones que pueden dejar secuelas de cicatrices, manchas oscuras y rojizas.

Podemos observar una relación con los cambios hormonales que ocurren en la pubertad, días previos a la menstruación o el embarazo. Otros motivos se vinculan con la ingesta de ciertos medicamentos como el litio, antidepresivos, los corticoides, complejos multivitamínicos que contenga vitamina b1, b6 y b12, y con la exposición a ciertos cosméticos que contienen lanolina, manteca de cacao, coaltar, azufre, escualeno y productos inadecuados para el tipo de piel del paciente que tiende a ser mixta o grasa.

DIETA

 

En cuanto a alimentación, esta relación siempre ha sido un tema de discusión y constante estudio, lo que podemos afirmar es que culturas que consumen una dieta occidental tienen mayor predisposición al acné.

 Entre los alimentos que se deben evitar son aquellos con alta carga glicémica (azúcares) como los dulces, cereales, barras energéticas, sodas y jugos enlatados, también disminuir la ingesta excesiva de productos lácteos, bebidas alcohólicas y comidas con grasas saturadas como las frituras. Con respecto al consumo de chocolate siempre ha sido controversial, ya que puede estar compuesto de diferentes ingredientes incluyendo los lácteos.

Se ha mostrado beneficio con la ingesta de ciertos alimentos y suplementos como una dieta rica en omega 3, que lo podemos encontrar en el pescado y mariscos, el consumo de frutas y vegetales ricos en vitamina A y E, el Selenio, los probióticos y prebióticos.

¿En qué consiste el tratamiento? Depende de la extensión de la enfermedad y de la gravedad de las lesiones. Es importante iniciar un tratamiento de forma temprana para intentar evitar las posibles cicatrices.

Si el acné es leve y moderado, se recomienda el tratamiento tópico y en caso de ser severo se basa en un tratamiento sistémico de 3 a 6 meses, dependiendo del paciente, que incluye antibióticos y retinoides orales.

Asociado al tratamiento médico usualmente se realiza extracción de los comedones (puntos negros y blancos), infiltraciones de la lesiones y peelings (exfoliaciones químicas) que mejoran el resultado final y disminuyen el riesgo de cicatrices.

En caso de las cicatrices de acné hay diferentes terapias que pueden mejorar su apariencia, pero cabe resaltar que lo importante es un tratamiento oportuno de la enfermedad, entre los procedimientos que mejoran son sesiones de peelings, microagujas y láser ablativos de CO2.

Cuidados Dermocosméticos

 

Las medidas diarias de cuidado general de la piel que están asociadas al tratamiento médico son muy importantes ya que mejoran la adherencia al tratamiento y sus resultados, entre las cuales podemos destacar:

  • LIMPIEZA: Incluye el uso de aguas micelares y limpiadores que van desde jabones suaves (syndets), jabones seborreguladorres (controladores de grasa) con humectantes y aquellos que incorporan principios activos tales como el ácido salicílico, peróxido de benzoilo, ácido glicólico y ácido láctico. Se debe realizar 2 veces al día únicamente.
  • PROTECCIÓN: Incluye el uso de Humectante y Protector solar con formulaciones en geles y toque seco que sean de amplio espectro contra UVA y UVB con FPS≥30.
  • MAQUILLAJE CORRECTIVO: Aquellos que indican en sus etiquetas que son no comedogénicos y “oil free”.

 

ACNÉ EN TIEMPOS DE COVID

 

Por causa de la reciente pandemia del Covid -19, hemos visto un tipo de acné debido al uso diario de las mascarillas protectoras faciales, este se ha denominado “MASKNÉ”, un tipo de acné mecánico que se produce por la fricción de la piel con algún tejido (mascarillas).

De hecho, está documentado que se puede generar en pacientes que nunca lo tuvieron y deben tener cuidado especial, tales como limpieza con jabones suaves  que contengan ceramidas, ácido hialurónico o dimeticona, una buena hidratación de la piel, e incluso evitar  tanto utilizar maquillaje.

Se recomienda el recambio de mascarillas cada 4 horas y descansar por 15 minutos de su uso en la medida de lo posible.

Recomendaciones

 

  • Evitar el uso de productos naturales y mascarillas caseras para el tratamiento, porque usualmente empeoran la condición.
  • Evitar manipular las lesiones.
  • Tener paciencia y disciplina en colocarse los tratamientos.
  • Evitar el estrés.
  • Al practicar ejercicios retirarse el sudor de cara y espalda inmediatamente.
  • Recuerda que un facial en una estética sin la evaluación médica pertinente no va curar el acné.
  • No compartir los tratamientos ya que cada paciente es único.
  • Acudir al dermatólogo a tiempo para evitar secuelas del acné.

 

Dra. Yariana Guevara 

Dermatóloga

Clínica Luxderma

David, Chiriquí

 

Ver el conversatorio: 


    Contactar por Whatsapp